IRIS DE DONA

El mapa emocional

Qué es Iris de dona

IRIS DE DONA es una iniciativa de promoción de la cohesión social y de la resiliencia en la ciudad de Valencia en tiempos de la COVID-19, un proyecto participativo de salud comunitaria con perspectiva de género. Tiene como objetivo promover la inclusión de la mujer gitana en la sociedad valenciana y poner en el centro el valor de la diversidad de todas las mujeres de la ciudad. Está basado en el concepto de capital social puente, es decir, aquel que permite conexiones entre grupos diferentes, sinergias entre culturas y grupos sociales, favorece sociedades abiertas, creativas, innovadoras, cosmopolitas y flexibles y construye sociedades más igualitarias, y por tanto, con mayores índices de salud y bienestar. Un proyecto para el impulso de entornos sociales y emocionales salutogénicos.

Entorno espacial: Valencia, lugar común. Los entornos influyen en nuestros sentimientos y emociones: las personas viven en lugares impregnados de significado, individual o colectivo, cuyo análisis es importante tanto para comprender la calidad de los entornos como para transformarlos. Por ello, para impulsar estas conexiones se ha elegido la herramienta participativa del mapeo emocional como iniciativa para el diálogo previo al diálogo, es decir, la comunicación emocional previa a la racional, dado que el mundo emocional es más fácilmente identificable como común entre todas las personas. El mapeo se realizará de la ciudad de Valencia, donde todas las mujeres viven.

Entorno temporal: COVID-19. IRIS DE DONA se ha contextualizado en los efectos de la pandemia que vivimos proclive a generar vínculos de resiliencia comunitaria. En época de la Covid-19, como de cualquier otra situación de emergencia y catástrofe, la salud emocional está en el punto de mira de la sociedad. Hemos querido recoger esta oportunidad para compartir el mundo emocional de todas las mujeres implicadas mediante una metodología muy sencilla, capaz de superar cualquier nivel cultural o tecnológico, respondiendo a criterios de equidad.

La pandemia en la que nos encontramos ofrece un entorno emocional compartido por toda la población a partir de la situación de confinamiento vivida y la necesidad de mantener la distancia interpersonal, así como la imposibilidad de circular por los entornos habituales. Los abrazos de las personas queridas se echan de menos. Y los lugares queridos también. En el trabajo participativo de mapeo emocional de Valencia se pondrán en común emociones vividas por parte de diferentes colectivos de mujeres valencianas, antes y durante la COVID-19, a fin de obtener un universo emocional que, al compartirse, promueva la conexión y las relaciones positivas gracias al conocimiento mutuo, ayudando a superar prejuicios sobre quien es diferente, generando entornos de salud y bienestar para el conjunto de la sociedad valenciana.

Tejiendo red. Diversos colectivos de mujeres además de ROMI como la Comunidad Islámica de Valencia, Asociación de amas de casa Tyrius, Federació de Dones Progressistes de la CV, AMAT Mujeres y salud y Activa Salud, entre otras, participarán en el mapeo emocional de la ciudad respondiendo a las preguntas sobre qué lugar han añorado más durante el confinamiento, y qué lugares son importantes o tienen un significado especial en sus vidas, así como qué lugar suscita una emoción vinculada con el miedo. Tras el mapeo emocional individual, se realizará un análisis cualitativo y se celebrará una Jornada para compartir la devolución de lo obtenido promoviendo un lenguaje común, se compartirán testimonios y visualizarán expositivamente los mapas mediante un espacio deambulatorio capaz de elicitar discursos peripatéticos, donde las personas asistentes podrán mapear a su vez. Se solicitará el permiso correspondiente para que pueda tener lugar en los locales de la Dirección General de Salud Pública y Adicciones.

Proyección de futuro. Todo el trabajo será documentado y revestirá formato libro y audiovisual que sirva de impulso y vehículo de transmisión para extenderlo a otros territorios, de manera que este proyecto es un punto inicial dentro de una andadura de futuro. Las conclusiones de esta experiencia se ofrecerán en la mesa sectorial de Ayuntamiento de Valencia con la finalidad de incorporaras al trabajo de acción local en salud dentro del marco global de XarxaSalut, de la Estrategia Valenciana por la Igualdad e Inclusión del Pueblo Gitano y de la Estrategia Valenciana por la no discriminación, el buen trato y la prevención de delitos de odio.

Las emociones básicas, como pueden ser la alegría, la tristeza, la ira o el miedo son una esfera del desarrollo común de todas las personas. Compartir este universo emocional nos acerca a las demás personas, el darnos cuenta de que sentimos igual, padecemos igual o nos alegramos por igual, es un ejercicio que puede ayudar a fomentar la empatía, la eliminación de prejuicios y de miedos sobre aquellas personas que, a priori, nos parecían diferentes y quizás por ello suscitaban nuestra inquietud. El mapeo emocional de la ciudad focaliza sobre lo que nos une, en la diversidad. Este es un proyecto participativo para el desarrollo de entornos sociales y emocionales salutogénicos de todas las mujeres valencianas. Una iniciativa valenciana de salud comunitaria con perspectiva de género en tiempos de COVID-19. Un homenaje a nuestro siglo de oro valenciano, ese siglo XV, donde la interculturalidad se consideró valor y muestra del esplendor de nuestra tierra.